Neurología

Los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó crean una Escuela de Familias de pacientes con daño cerebral adquirido.

Los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó crean una Escuela de Familias de pacientes con daño cerebral adquirido
  • El objetivo de estas sesiones es apoyar emocionalmente, Neuroeducación, acompañamiento y creación de un grupo de ayuda mutua  para la adaptación de su nueva situación

 El daño cerebral adquirido se considera una patología grave que altera de manera repentina no solo la vida del paciente que lo sufre sino, también, de todas aquellas personas que le rodean, y especialmente de sus seres queridos. Los roles familiares se modifican y se necesita reestructurar toda la dinámica familiar. Por este motivo, es muy importante que los especialistas integren en sus tratamientos a familiares, puesto que son los cuidadores los que más tiempo pasan con el paciente.

Frente a esta situación los Hospitales Universitarios de Torrevieja y del Vinalopó han puesto en marcha una Escuela de Familias de pacientes con daño cerebral adquirido para apoyar emocionalmente a las familias y ayudarles en la adaptarse a su nueva situación. El objetivo de la escuela es el acompañamiento emocional, la Neuroeducación, acompañamiento  y la creación de un grupo de ayuda mutua y soporte.

Una vez al mes las familias se reúnen con los profesionales implicados en el cuidado de pacientes con daño cerebral adquirido en un grupo de psicoeducación en relación a la enfermedad, su evolución y pronóstico, así como para dotarles de competencias y habilidades para el manejo de situaciones nuevas y síntomas cognitivos y conductuales. Además, estas sesiones aumentan la implicación en los tratamientos, resuelven de dudas, entrenan en habilidades concretas y sobre todo apoyan el ajuste emocional de estas familias.

“Desde el punto de vista médico ponemos el foco en el paciente pero las familias y cuidadores deben de conocer las estrategias de manejo y ofrecer así un abordaje integral. Es por ello que intentamos cuidar del entorno, es necesario apoyar a las familias”, explica la Dra. Victoria Sotos, jefa del servicio de Rehabilitación.

“Con estas Escuelas de Familias pretendemos crear una red de soporte paralela al tratamiento y que incluya a familiares de pacientes en tratamiento y aquellos que ya no lo están, fisioterapeutas, rehabilitadores, logopedas y neuropsicólogos. Intentamos que sean capaces de entender y comprender y manejar lo que les ha pasado a sus familiares y tengan un lugar de encuentro”, explica la Dra. Begoña Martínez, Neuropiscóloga.

En la Escuela de Familias participan todos los profesionales implicados en el cuidado de estos pacientes: neuropsicología, rehabilitación, fisioterapia, logopedia y trabajo social, habiendo sesiones de especialidades concretas según contenidos y las necesidades concretas por parte de los familiares.

El 20% de los pacientes con parkinson tiene menos de 50 años.

alzheimer sintrom

El Departamento de Salud de Torrevieja conmemora este viernes, 11 de abril, el Día Mundial del Parkinson, una efeméride instituida en 1997 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de informar y sensibilizar a la población sobre la situación y necesidades de los pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson y sus familiares.

A pesar de que el mal de Parkinson se da con mayor frecuencia después de los 50 años de edad, en ocasiones se presenta en adultos más jóvenes y afecta tanto a hombres como a mujeres; los expertos afirman que el 20% de los pacientes con Parkinson tiene menos de 50 años.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer. Unos cinco millones de personas en todo el mundo, y en concreto, en España, más 150.000 tienen este trastorno. Además, se estima que 30.000 personas podrían estar sin diagnosticar.

El Servicio de Neurología del Hospital de Torrevieja atendió durante el pasado año alrededor de 400 pacientes con esta patología. Cada año, el centro diagnóstica de 13 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

A pesar de que no existe cura para el mal de Parkinson, el objetivo del tratamiento suele basarse en el control de los síntomas que sufre el paciente, principalmente mediante medicación que incrementa los niveles de dopamina en el cerebro. Las neuronas utilizan un químico cerebral, llamado dopamina, para ayudar a controlar el movimiento muscular. El mal de Parkinson ocurre cuando las neuronas del cerebro que producen la dopamina se destruyen lentamente. Sin la dopamina, las neuronas en esa parte del cerebro no pueden enviar mensajes apropiadamente, llevando a la pérdida de la función muscular. El daño empeora con el tiempo. Se desconoce la razón exacta por la cual estas neuronas se desgastan.

Según estima la Sociedad Española de Neurología, el 10% de los pacientes de Parkinson se encuentra en fase avanzada.

Los profesionales del Departamento de Salud de Torrevieja resaltan la importancia de aplicar un abordaje multidisciplinar de la patología, en el que la formación de los equipos asistenciales es fundamental para un tratamiento rápido y certero. Así, la Dra. Rosario Vela Yebra, Coordinadora del Servicio de Neurología del Hospital de Torrevieja, apuesta por un diagnóstico precoz de la enfermedad que permita iniciar el tratamiento lo antes posible, mejorando así la calidad de vida de los pacientes”; Además, añade, “el ejercicio físico, la alimentación saludable y un estilo de vida activo pueden contribuir en el bienestar del paciente durante el transcurso de la enfermedad”.

Más sobre la enfermedad de Parkinson

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson se manifiestan una vez se produce una importante pérdida de las neuronas encargadas de controlar y coordinar los movimientos y el tono muscular.

El Departamento de Torrevieja destaca la figura del cuidador como principal apoyo para los pacientes con Alzheimer.

Trabajadores Sociales, Hospital de Torrevieja

El Departamento de Torrevieja destaca la figura del cuidador como principal apoyo para los pacientes con Alzheimer, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de esta enfermedad.

El Alzheimer es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente que se caracteriza principalmente por la aparición lenta de síntomas que evolucionan a lo largo de los años. Así, la figura del cuidador principal se perfila como el elemento clave que debe apoyar y respaldar a los pacientes que paceden esta enfermedad, haciéndolo de una manera constante, con el fin de evitar casos de claudicación o desgaste de los familiares del entorno más próximo al enfermo.

En este sentido, el Departamento de Salud de Torrevieja desarrolla actividades formativas dirigidos a familiares y cuidadores que tratan cuestiones vinculadas al abordaje de la enfermedad, la evolución del Alzheimer, así como los tratamientos farmacológicos basados en las pautas de manejo de los síntomas psícológicos y conductuales asociados a esta patología.

La personalidad del enfermo de Alzheimer experimenta alteraciones irreversibles: dejar de hablar, no reconocer a sus allegados e incluso presentar incontinencia urinaria y fecal. Asimismo, suele aumentar la rigidez muscular al tiempo que aparecen otras complicaciones como ansiedad, angustia, agresividad o depresión.

En este sentido, todo el equipo asistencial del Departamento está implicado en la educación y ayuda del cuidador principal en todas aquellas cuestiones referentes a los cuidados básicos de la persona con Alzheimer, con el fin de obtener  resultados en cuanto a mantenimiento de la mayor autonomía posible por parte del enfermo, evitando o disminuyendo la sobrecarga de los cuidados por parte del cuidador.

Acerca del alzheimer

La enfermedad del Alzheimer comienza  por un progresivo deterioro cognitivo,  pérdida de memoria y desorientación temporal espacial. A medida que avanza la enfermedad, el enfermo pierde la fluidez en el lenguaje, tiene dificultades para vestirse y necesita ayuda constante para realizar actividades cotidianas. En la fase avanzada la capacidad es profunda y no se puede valer por sí solo.

Cabe destacar que la enfermedad de Alzheimer afecta a un 6% de la población española de más de 65 años y casi al 25% de los mayores de 85 años. La esperanza de vida de los pacientes con Alzheimer es de aproximadamente 10 años, dato que puede variar en función de la gravedad de la enfermedad en el momento del diagnóstico.