Hemodinámica

Hemodinámica: unidad asistencial puntera al servicio a los centros sanitarios de las comarcas de la Vega Baja y del Vinalopó.

Detalle_Sala de Hemodinámica_Hospital U. de Torrevieja

El Servicio de Hemodinámica del Hospital de Torrevieja y Vinalopó (Elche) realizó el pasado año 1.150 cateterismos y más de 400 angioplastias, cifra que lo convierte en unidad asistencial puntera que ofrece cobertura especializada a los centros sanitarios de las comarcas de Vega Baja y del Vinalopó. Su elevada operatividad está evitando a los usuarios cientos de desplazamientos a Alicante y Elche para recibir una atención de diagnóstico en el caso de los cateterismos, y de intervención en las angioplastias, que en buena parte de los casos debe ser urgente.

Estudio minucioso del corazón

El Servicio de Hemodinámica se encarga del estudio del corazón mediante la introducción de catéteres a través de diferentes accesos arteriales o venosos para conocer su estado. Aporta información sobre la anatomía coronaria y la fisiología cardiaca, permite detectar malformaciones además de posibilitar la colocación de dispositivos para la resolución de problemas coronarios, según explica el Dr. Francisco Torres Saura. Se trata de una especialidad disponible únicamente en algunos centros hospitalarios que presta servicio a los pacientes del Departamento de Salud de Torrevieja y Vinalopó (Elche), con la ventaja de la inmediatez evitando la derivación a otros centros hospitalarios con las consiguientes molestias de desplazamiento para el enfermo y sus familiares.

Los estudios hemodinámicos llevados a cabo por este servicio tienen dos objetivos principales. Por un lado, el diagnóstico, ya que muchas de las patologías que afectan al corazón y al pulmón suelen producir alternaciones en la presiones del sistema cardiovascular. El estudio de estas alteraciones ofrece datos que, junto con los obtenidos con otras pruebas, indican la presencia de una u otra patología. Por otro lado, este tipo de técnicas permiten ajustar y optimizar la medicación de una forma precisa y, en ocasiones, sirven para saber si un paciente debe o puede ser sometido a una determinada cirugía o en qué momento debe ser intervenido.

Durante el pasado año se implantaron 200 marcapasos; este procedimiento se realiza con anestesia local y se utilizan rayos X para controlar el avance del cable a través de las venas. El marcapasos se coloca bajo la piel en la zona alta del pecho y se avanza el electrodo por el interior de una vena que desemboque en la parte derecha del corazón. Cada alteración del ritmo del corazón, y teniendo siempre en cuenta el estado general de cada paciente, requiere un tipo de marcapasos específico. El médico realiza la elección del marcapasos más adecuado para cada paciente en función de la enfermedad a tratar, del estado general del paciente y de otras enfermedades asociadas.

El cateterismo es un método de diagnóstico preciso cuando se trata de enfermedades que afectan a las arterias del corazón. Su empleo no sólo determina la existencia de obstrucciones significativas o completas en la red arterial coronaria, sino que también localiza su extensión y concreta la gravedad de la afección con un bajo riesgo por invasividad diagnóstica para el paciente. La información que aporta esta prueba “es fundamental para comprender la importancia de la enfermedad del corazón y permite decidir el tratamiento más adecuado al problema concreto de cada caso”, según señala el Dr. Torres. Su práctica consiste en la introducción de un tubo de plástico hueco por la aorta del paciente hasta el corazón a través del cual se inyecta una sustancia de contraste para poder observar, a través de rayos X, posibles estrechamientos del paso de la sangre por la vía arterial.

El servicio de Hemodinámica de Torrevieja Vinalopó también ofrece el tratamiento de esta patología mediante técnicas de angioplastia con implante de “stents”. Más complejas en su práctica que un cateterismo, se utilizan como procedimiento de emergencia durante la atención de un infarto agudo de miocardio. Consiste en la introducción de un “stent” -malla metálica que va montada sobre un pequeño balón- en la arteria del corazón del paciente a través de un catéter similar al empleado para el cateterismo, y cuando está indicado su empleo permite actuar sobre el problema de manera eficaz pero menos agresiva que una cirugía cardíaca.

Varón fumador

El perfil del paciente que asume Hemodinámica suele ser una persona mayor de 65 años, varón, fumador, diabético y con antecedentes genéticos de enfermedades coronarias. El 90% de los casos llegan vía urgencias con diagnósticos sobre todo por infartos de miocardio y anginas de pecho, entre otras patologías coronarias. Todo se desarrolla en unas instalaciones que son una especie de mezcla entre laboratorio y quirófano de última tecnología, que monitoriza y capta con imágenes hasta el último detalle.

Alta tecnología, profesionales cualificados

El Servicio está dotado con excelentes instalaciones y tecnología de última generación, a disposición de los profesionales y en beneficio del paciente.

La sala de hemodinámica es similar a un quirófano. En el centro se encuentra la mesa en la que se tumba el paciente. En la cabecera hay un aparato de rayos X que sirve para guiar los catéteres dentro del organismo. Este estudio se realiza mediante la introducción de catéteres finos a través de las arterias (cateterismo cardíaco) y permite conocer con exactitud el estado de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo y del corazón y actuar sobre ellos con la colocación de mallas o stents (angioplastia) para restablecer o mejorar el flujo sanguíneo cardíaco.

El Servicio de Hemodinámica cuenta con profesionales que trabajan de manera conjunta y coordinada en los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó, formado por el Dr. Francisco Torres y la Dra. Manuela Romero Vazquianez. El equipo está integrado por personal de enfermería especializado entre los que se encuentran Darío Almécija (supervisor), Francisco Javier Costa, David Martín, Juan Antonio Belda, Lorena González y Natalia Amores.

Técnicas de alta complejidad

El Servicio de Hemodinámica de los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó, junto con el resto de unidades que integran el área del corazón, desarrolla estrategias específicas que permiten el abordaje de patologías complejas, como las oclusiones crónicas (arterias cerradas desde hace meses), la aterectomía rotacional (técnica que permite “perforar” placas muy calcificadas) o la cardiopatía estructural, denominación bajo la que se engloba un grupo heterogéneo de procedimientos que tratan patologías específicas del corazón, no sólo la cardiopatía coronaria (cierre de comunicaciones, valvuloplastías cerradas, etc.)

Los expertos destacan los beneficios de esta técnica mínimamente invasiva. Aseguran que “se trata de un procedimiento no excesivamente largo, que supone una pronta recuperación para el paciente y menor tiempo de ingreso”. “Pasadas 24 horas, el paciente puede hacer vida normal sin tener que someterse a una rehabilitación estricta”.

Otra de las ventajas que ofrece esta técnica es que evita, en aquellos casos en los que esté indicado, la cirugía tradicional del bypass coronario y la incisión en el pecho que ésta última supone. En este sentido, la angioplastia reduce las complicaciones de herida quirúrgica y el dolor, y tiene un mejor resultado estético tras la intervención.

Este tipo de intervenciones se suman a la cartera de servicios de los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó, que disponen de potentes áreas del corazón y profesionales altamente cualificados.