Cirugía

El Hospital de Torrevieja corrige por primera vez deformidades torácicas sin cirugía.

Corsé para corregir malformaciones torácicas
  • Cirugía Torácica utiliza un corsé dinámico para corregir el pectus carinatum, deformidad en la que el pecho se desplaza hacia delante en forma de quilla de barco.
  • Gracias a esta técnica, el defecto se corrige sin necesidad de intervención quirúrgica y sin dolor para el paciente.

El Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Torrevieja ha corregido por primera vez sin cirugía un pectus carinatum es decir, una deformidad del tórax en la que el pecho se desplaza hacia delante en forma de quilla de barco.

El pectus carinatum es una malformación que no tiene repercusiones funcionales en el paciente aunque socialmente puede conllevar una pérdida de calidad de vida puesto que el paciente puede sentirse acomplejado por esta característica. Vulgarmente conocido como “pecho palomo” los pacientes con esta deformidad han estado estigmatizados por su físico.

Este tratamiento no quirúrgico consiste en diseñar un corsé expandible, totalmente adaptado a las características del paciente, que corrige la deformidad torácica paulatinamente. El paciente debe de llevar el corsé en todo momento acudiendo puntualmente a las revisiones médicas en consulta donde se le realizarán los oportunos ajustes según vaya modificando la postura. Se trata de un tratamiento alternativo a la cirugía que corrige la deformidad de manera rápida, progresiva e indolora, que en unos tres meses suele estar resuelto.

Aunque es un tratamiento indicado para los pacientes de cualquier edad, está especialmente recomendado para pacientes en la fase final de la adolescencia. “A edades más tempranas el hueso es más fácil de poner en su sitio aunque a cualquier edad se puede utilizar como alternativa a la cirugía y obteniendo grandes resultados”, explica el Dr. Córcoles, jefe de Cirugía Torácica.

Este sistema tiene numerosos beneficios para el paciente puesto que evita el paso por el quirófano, por lo que se eliminan las cicatrices, así como se elimina el riesgo de contraer posibles infecciones. Además resulta un tratamiento completamente indoloro puesto que la corrección se realiza de forma muy progresiva.

Alrededor de 1.500 pacientes reciben asistencia en Cirugía Torácica en el Hospital de Torrevieja durante sus primeros diez años de andadura.

Torácica

El Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Torrevieja ha realizado alrededor de 1.100 casos quirúrgicos a lo largo de sus diez años de historia. Cabe destacar que desde 2011 el centro ha ido incorporando progresivamente técnicas de cirugía mínimamente invasiva lo que ha reduce la estancia y el dolor y permite hacer a los pacientes una vida normal con mayor rapidez.

Buscamos siempre un trato personalizado al paciente y un seguimiento específico de cada uno de los procesos. Hoy en día el hospital cuenta con una completa cartera de servicios que evita desplazamientos incómodos e innecesarios a los usuarios del Departamento. Dr. Juan Manuel Córcoles, Jefe de Cirugía Torácica.

Destacan los procedimientos mínimamente invasivos, con el fin de ofrecer una asistencia modera y adaptada a las necesidades del paciente. “La cirugía mínimamente invasiva promueve una rápida incorporación a la paciente a la vida laboral con menores secuelas, menor tiempo de hospitalización y sin aumentar riesgos”, asegura el doctor Córcoles. Cirugías como la del cáncer de pulmón por videotoracoscopia y pectus ahora pueden ser realizados sin grandes heridas, por vía laparoscópica, evitando incomodados a las pacientes.

Antes de la cirugía mínimamente invasiva, los pectus, por ejemplo, era una cirugía en la que se empleaba unas siete horas pero ahora se realiza en apenas 40 minutos. Ha sido un esfuerzo por parte del servicio el pasar de la cirugía convencional a la cirugía mínimamente invasiva pero los beneficios son notables”, explica.

Durante los últimos años, y dentro de los avances en cirugía mínimamente invasiva, el servicio de Cirugía Torácica ha avanzado mucho en la técnica de cirugía de cáncer de esófago, una práctica que se realiza junto con el servicio de Cirugía General y Digestiva por vía toracoscópica y laparoscópica.

Además de los procesos quirúrgicos cabe destacar que esta especialidad trata a pacientes no quirúrgicos como, por ejemplo, pueden ser las fracturas costales y de esternón. A lo largo de estos diez primeros años, 350 pacientes han sido atendidos por estas causas.