General

El Centro de Salud de La Mata crea un programa de ayuda al cuidador.

soci

El Centro de Salud de La Mata ha puesto en marcha un programa de ayuda al cuidador principal de enfermos con trastornos mentales graves. Se trata de un ciclo de sesiones formativas orientadas a dotar a los cuidadores y familiares de las herramientas para afrontar el abordaje de los cuidados básicos de las personas dependientes. El objetivo de este programa es ofrecer una atención adecuada a cuidadores en riesgo de desestabilización motivada por la sobrecarga prolongada que deben afrontar estos familiares.

Un equipo formado por enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos son los encargados de impartir charlas y talleres relacionados con medicación, alimentación e introducción a la enfermedad, tanto del enfermo como del cuidador. Los destinatarios de este ciclo de actividades son familias y/o cuidadores principales de enfermos con trastornos como esquizofrenia o afectados por patologías dentro del campo de la psicosis.

Los profesionales sanitarios mantienen una actitud proactiva para identificar a cuidadores, ya sean familiares de pacientes que han sido valorados con anterioridad por la Unidad de Salud Mental o bien por su médico de familia, servicios sociales, planta de hospitalización, etc.

El programa establece un “Compromiso Terapéutico” mediante el cual el cuidador se compromete a asistir a todas las sesiones del programa, favoreciendo un el máximo aprovechamiento de la actividad.

Enfoque multidisciplinar

El trabajo de los psicólogos se centra en concienciar a los familiares y cuidadores acerca de la comunicación, expresión emocional, manejo del estrés y relajación, autoapoyo y heteroapoyo con el fin de conseguir una prevención secundaria y terciaria.

El papel del trabajador social se fundamental en la información y asesoramiento en materia de ayudas, asociacionismo, soporte social y derivación a recursos, siempre con carácter informativo y orientativo que permite prestar a estos cuidadores canales y vías de información.

Transcurridos unos meses desde la realización de estas sesiones, los profesionales plantean dinámicas individuales o grupales, llamadas de “recuerdo”, para valorar el estado y situación del cuidador. Llegados aquí, los profesionales pueden optar por derivar al psicólogo o psiquiatra para una atención individualizada, reintroducir a los participantes de nuevo en el programa de sesiones o bien facilitar el alta definitiva en el programa, tras garantizar la consecución de los objetivos fijados.

Situaciones de dependencia

El apoyo a las familias con un miembro en situación de dependencia, como lo es un enfermo mental, se ha convertido en una necesidad para nuestra sociedad. Existen factores generales, como los demográficos o la situación económica actual que justifican esta prioridad así como la necesidad de una coordinación en los recursos que los atienden al perfil sociológico del Departamento de Salud de Torrevieja.

La dependencia es el estado de carácter permanente en el que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, enfermedad o discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual, o sensorial, precisan de la atención de otra persona para realizar actividades básicas de la vida diaria.

En este sentido, los profesionales sanitarios hacen especial hincapié en la importancia de la figura del cuidador principal como elemento clave en los cuidados básicos de las personas dependientes, especialmente aquellos con enfermedades mentales graves: “además de obtener conocimientos y habilidades, los asistentes tienen la oportunidad de conocer a otras personas en su misma situación, lo que les permite compartir sus propias experiencias y aprender de otras situaciones”.

Psiquiatras del Departamento de Salud de Torrevieja abordan las actitudes frente al estigma de la enfermedad mental.

Mesone

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada año el 10 de octubre, el Servicio de Psiquiatría del Departamento de Salud de Torrevieja ha querido conmemorar esta efeméride realizando diversas actividades que buscan dar a conocer el trabajo que se realiza en favor de las personas con enfermedad mental, para acabar con la estigmatización y la discriminación asociadas a los problemas de salud mental y exponer las reivindicaciones y necesidades más recurrentes de las personas con enfermedad mental y sus familiares.

El estigma se refiere a algunas características que poseen ciertas personas o grupos que los diferencian de los demás y que son juzgadas por la sociedad en general, como negativas. Las consecuencias del estigma afectan a la independencia económica y personal, y podrían ser el principal impedimento para la rehabilitación y recuperación de estos pacientes. El estigma afecta a todos los agentes implicados, desde las propias personas que sufren la enfermedad mental, sus familiares, la población general, pasando por los profesionales que los atiende.

El 56% de la población general confunde enfermedad mental con discapacidad intelectual. Los profesionales de salud mental poseen una visión positiva respecto a las posibilidades de autonomía personal y recuperación.  La mayor consecuencia de todo ello es la aparición de una discriminación anticipada que lleva al aislamiento y al ocultamiento de su enfermedad.

El enfermo de salud mental está inmerso en una sociedad repleta, en ocasiones, de prejuicios por parte del entorno. En este sentido, los profesionales del Departamento trabajan para combatir los mitos existentes, normalizando el abordaje terapéutico de este tipo de enfermos, y ofreciendo un diagnóstico y tratamiento certero capaz de reestablecer su salud de una manera óptima. Por ello, los profesionales promueven este tipo de intervenciones dirigidas a fomentar la integración y reducir el estigma de las personas con enfermedades mentales.

Diversos estudios reflejan que una de cada cuatro personas puede sufrir algún tipo de trastorno mental leve a lo largo de su vida. El entorno familiar se perfila como un aspecto fundamental, ya que durante nuestro desarrollo se va forjando nuestra personalidad y este elemento resultará clave para mejorar nuestra calidad de vida futura.

Otro punto que conviene destacar, es la atención que desde el Departamento de Torrevieja se presta a este tipo de pacientes. Desde la detección de los primeros síntomas mentales, el paciente pasa a ser tratado por un equipo multidisciplinar de psiquiatras, psicólogos, enfermería y profesionales de otras ramas como el trabajo social. De este modo, la buena coordinación entre servicios, unido a la comunicación bidireccional existente entre el Departamento y el tejido asociativo local, permiten abordar los problemas del paciente tanto desde el punto de vista social como psicológico y psiquiátrico.

El Dr. Jesús Enrique Mesones, Jefe del Servicio de Psiquiatría del Departamento, afirma que “el estigma es un fenómeno social que la Humanidad ha sufrido y seguirá sufriendo en multitud de colectivos, por ello, debemos trabajar por un cambio progresivo por parte de toda la sociedad”.

El Día Mundial de la Salud Mental se celebra cada año el 10 de octubre. Se trata de una iniciativa de la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) auspiciada por la OMS que aúna esfuerzos para luchar por un fin común: la promoción de la salud mental entre la población con actividades en más de 100 países.

Datos sobre la Salud Mental

  • Un 3% de la población adulta padece una enfermedad mental grave. Esto supone más de un millón de personas.
  • El 9% de la población padece algún tipo de trastorno mental (grave o leve) y el 15 % lo tendrá a lo largo de su vida.
  • Más de la mitad de las personas con enfermedad mental que necesitan tratamiento no lo reciben, y un porcentaje significativo no recibe el adecuado.
  • Las familias asumen la mayor parte de los cuidados.
  • El 10% de las discapacidades lo son por una enfermedad mental.

El 5% de las personas con enfermedad mental tiene un empleo regular, el 44% aseguran haber sufrido discriminación laboral.

Los Departamentos de Torrevieja y del Vinalopó ofrecen claves para iniciar la vuelta a la rutina de manera optimista y positiva.

Vueltaaltrabajo

Los profesionales sanitarios de los hospitales de Torrevieja y del Vinalopó aconsejan a los pacientes afrontar la vuelta a los quehaceres diarios evitando un estilo de vida sedentario, favoreciendo las relaciones interpersonales y manteniendo nuestro tiempo activo realizando tareas que mejoren nuestro bienestar.

Tras el periodo vacacional muchas personas padecen un estado de ánimo pasajero conocido comúnmente como síndrome postvacacional, que afecta a uno de cada tres españoles. Los expertos advierten que resulta fundamenteal vigilar que este estado no persista durante más de una semana, de lo contrario, podría llegar a considerarse preludio de una patología de mayor importancia.

El síndrome postvacacional o depresión postvacacional no está reconocido como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud, en la Clasificación Internacional de Enfermedades ya que se trata de un conjunto de molestias; pero su gran presencia hace que lo consideremos como una verdadera patología cuyas molestias podemos reducir si conocemos sus síntomas y las medidas preventivas a adoptar.

Los síntomas más destacados de este estado emocional son la irritabilidada, la tristeza, la apatía y la astenia; incluso algunos pacientes presentan insomnio, naúseas, dolores musculares, taquicardias y problemas estomacales. Con el fin de manejar de una maner óptima estos estados, los expertos recomiendan emplear técnicas de relajación, favorecer el intercambio de experiencias con nuestros compañeros, reviviendo momentos placenteros vividos durante el periodo estival y apartarnos del sendentarismo, adoptando una actitud positiva y optimista.

Es aconsejable una incorporación paulatina a la rutina, volver poco a poco a nuestras tareas sin pretender ponernos al día con el trabajo acumulado de una manera inmediata.

Para recuperar el horario de sueño se recomienda habituar a nuestro cuerpo durante varios días previos a la incorporación a nuestro trabajo, de este modo, cuando llegué el día de reincorporarse a nuestras funciones el cuerpo ya se habrá habituado y evitaremos que, además del decaimiento anímico, aparezca el cansancio físico en la medida de lo posible que, sin ninguna duda, repercutiría negativamente en nuestro humor, dificultando aún más, si cabe, la vuelta al trabajo y nuestra relación con nuestros compañeros y familiares.

Los profesionales de los departamentos de Torrevieja y del Vinalopó advierten de la importancia que conlleva para los pacientes la creación de hábitos saludables, así como el contacto con la gente que nos rodea, hecho que puede evitar que suframos un estado depresivo a corto plazo.

Tras las vacaciones, mantén tu cerebro en forma

Se dice que el cerebro es como un músculo, por ello, necesita actividad regular para ofrecer un rendimiento adecuado a sus posibilidades, y si no se ejercita, tiende a atrofiarse, disminuyendo su capacidad para pensar y recordar. Las actividades pasivas y que no implican esfuerzo mental, como ver la televisión durante muchas horas, contribuyen a la atrofia mental. Los profesionales del Departamento de Salud de Torrevieja proponen realizar hábitos saludables y sencillos ejercicios, para preservar y mejorar el funcionamiento de nuestro “almacén de recuerdos y máquina de ideas”.

Es aconsejable practicar algún tipo de ejercicio físico con regularidad, ello mejorará nuestro estado de ánimo y es un buen antídoto para combatir la tristeza, la depresión y el estrés. Resulta fundamental adoptar una actitud positiva ante la vida, enfocándonos hacia las cosas buenas y positivas que nos rodean, generando pensamientos positivos y emociones positivas. Además, de este modo, los pacientes son capaces de ser conscientes de los aspectos positivos que les rodean, dotándolos de valor, disfrutándolos y localizando beneficios.

El Departamento de Salud de Torrevieja ofrecerá una sesión para la prevención de trastornos alimentarios en jóvenes.

Mental

Dentro del Plan Comarcal de Promoción de la Salud del departamento de Torrevieja, está prevista para este mes una serie de actividades y sesiones informativas dirigidas a la salud de la población joven.

De este modo, el próximo jueves día 13 de junio el Hospital de Torrevieja acogerá una sesión informativa enfocada a la detección y prevención de trastornos en la conducta alimentaria. La misma está programada para el jueves a las 18 horas de la tarde y los asistentes tan solo deben confirmar su asistencia en el mail: comunicación@torrevieja-salud.com

La sesión durará una hora aproximadamente y será impartida por el Jefe del servicio de Psiquiatría del departamento torrevejense, el doctor Jesús Enrique Mesones.  A la misma se ha invitado a las asociaciones de padres y madres de alumnos, a los institutos de educación secundaria de los municipios que forman parte del departamento, a las concejalías de sanidad y está principalmente dirigida a aquellas personas que tienen interés por la prevención de enfermedades y el cuidado de la salud.

Actividades durante el mes de Junio

Durante el mes de junio, dedicado a la juventud, el departamento de salud de Torrevieja celebrará diferentes actividades. Entre ellas, figura una marcha saludable en Benijófar, un taller de educación vial, una maratón solidaria de donación de sangre y diferentes sesiones formativas en los centros de salud del área.

Pacientes y profesionales abordan la figura del Cuidador Principal en el Hospital de Torrevieja.

Jornada Cuidador

El Hospital de Torrevieja acogió, en la tarde de ayer, la III Jornada del Cuidador, reuniendo a más de un centenar de profesionales y ciudadanos interesados en el abordaje de las cuestiones relacionadas con el papel del Cuidador Principal. En esta edición, se trataron aspectos tales como el papel del cuidador del paciente psiquiátrico, el Programa del Cuidador Principal de Salud Mental; la figura del Cuidador Principal en la UHD y los recursos y apoyos sociales con los que cuenta el Cuidador.

Al encuentro acudieron facultativos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales, así como otros profesionales sanitarios interesados en la formación vinculada al papel del Cuidador Principal. Por su parte, el evento también suscitó el interés de ciudadanos, representantes de asociaciones y colectivos sociales, así como personas con enfermos a su cargo.

El Dr. Hipólito Caro, Director Médico de Atención Primaria, abrió la jornada agradeciendo la asistencia de pacientes y profesionales, dando paso al primer bloque encargado de analizar el papel del cuidador principal frente al paciente psiquiátrico, y la importancia que esta figura tiene en la salud mental del paciente. El Dr. Jesús E. Mesones Peral, Jefe del Servicio de Psiquiatría, expuso el programa del Cuidador Principal en Salud Mental, acompañado de D. Óscar López, Psicólogo y Dña. Mª José Pinilla, Trabajadora Social del Departamento.

Un segundo bloque temático analizó el papel del cuidador principal en la Unidad de Hospitalización a Domicilio, para ello, el Dr. Pablo Llontop, Jefe de Servicio UHD, y Dña. Lydia Rabadán, Enfermera de la Unidad, abordaron la interacción existente entre el cuidador y la enfermera de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria.

Los recursos y apoyos sociales con los que cuenta el cuidador fueron analizados por Dña. Ángeles Baeza, del Centro de Rehabilitación e Integración Social de Torrevieja y Dña. Nuria Díaz-Regañón, Directora del mismo. Por su parte, Dña. Dolores Sánchez, hija y Cuidadora Principal de paciente de la UHD, puso voz al cuidador, abordando las situaciones con las que se encuentra día a día y contribuyendo de una manera ejemplar a destacar la importante laboral que este perfil ha de realizar.

Por último, las relaciones existentes con la Asociación Española Contra el Cáncer fueron expuestas por D. Javier Murcia, Psicólogo y Coordinador de Voluntariado Departamento de Salud Torrevieja.

Claves saludables para iniciar el año con actitud positiva.

Jesús Mesones, Jefe de Psiquiatría junto a la trabajadora social (Mª José Pinilla; izq.) y Psicóloga (Raquel Martínez drch.)

Los profesionales del área de salud mental del Hospital de Torrevieja aconsejan a los pacientes del Departamento evitar un estilo de vida sedentario, favorecer las relaciones interpersonales y mantener nuestro tiempo activo realizando tareas mejoren nuestro bienestar.

Los expertos del Departamento advierten de la importancia que conlleva para los pacientes del área la creación de hábitos saludables, así como el contacto con la gente que nos rodea, hecho que puede evitar que suframos un estado depresivo a corto plazo.

El Dr. Jesús Enrique Mesones, Jefe del Servicio de Psiquiatría del Departamento de Salud de Torrevieja, afirma que “los hábitos que adquiere una persona impactan de manera directa en su estado de salud física y emocional, por ello, es importante desarrollar actividades saludables que promuevan una mejor calidad de vida”.

Los dos principales factores que intervienen en el estado de salud de las personas son la genética y el estilo de vida; este último es el que determina que una enfermedad se desarrolle en el transcurso de los años. En el estilo de vida influye tanto la actividad física como una dieta adecuada. “Estar sano se trata de aprovechar la vida al máximo y de manera activa”; Afirma el Dr. Mesones, de ahí la importancia no sólo de hacer ejercicio y alimentarse saludablemente, sino también de prestar atención a aspectos como la actitud mental, la relación con las demás personas, controlar el estrés y por supuesto nuestro hábitos diarios.

Mantén tu cerebro en forma

Se dice que el cerebro es como un músculo, por ello, necesita actividad regular para ofrecer un rendimiento adecuado a sus posibilidades, y si no se ejercita, tiende a atrofiarse, disminuyendo su capacidad para pensar y recordar. Las actividades pasivas y que no implican esfuerzo mental, como ver la televisión durante muchas horas, contribuyen a la atrofia mental. Los profesionales del Departamento de Salud de Torrevieja proponen realizar hábitos saludables y sencillos ejercicios, para preservar y mejorar el funcionamiento de nuestro “almacén de recuerdos y máquina de ideas”.

Es aconsejable practicar algún tipo de ejercicio físico con regularidad, ello mejorará nuestro estado de ánimo y es un buen antídoto para combatir la tristeza, la depresión y el estrés. Resulta fundamental adoptar una actitud positiva ante la vida, enfocándonos hacia las cosas buenas y positivas que nos rodean, generando pensamientos positivos y emociones positivas. Además, de este modo, los pacientes son capaces de ser conscientes de los aspectos positivos que les rodean, dotándolos de valor, disfrutándolos y localizando beneficios.

La asertividad es fundamental, “pide lo que deseas y di lo que piensas con educación, sin agredir a la otra persona y sin sentirte mal”, el Dr. Mesones afirma que “está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar nuestra autoestima, sin embargo, ser dejado y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza”.

Resulta igualmente beneficioso para nuestra salud mental tener retos y tratar de llevarlos a cabo, vivir nuevas experiencias e invertir nuestro tiempo libre en actividades que nos hagan sentirnos felices.

Nuestra salud mental en tiempos difíciles

Tal y como señalan los expertos de la OMS, el aumento del desempleo y el incremento de la pobreza han conducido al detrimento notable de la salud mental de los ciudadanos europeos. La salud no debe ser entendida únicamente como ausencia de enfermedad y es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS), la define como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no apenas ausencia de enfermedad”.

Según conclusiones de la OMS, las personas, especialmente los hombres, que sufren una situación de desempleo, recortes en sus ingresos y conflictos familiares presentan un riesgo significativamente mayor de padecer algún tipo de problema de salud mental, en comparación con el resto de la población en situación estable. Así, la OMS insiste en la necesidad de proteger la salud mental de los ciudadanos, principalmente en tiempos de crisis.

Los expertos afirman que se puede ser feliz aún en situaciones económicas complicadas, el apoyo familiar y social, las rutinas y hábitos diarios pueden contribuir a reforzar nuestra calidad de vida.