cancer
Publicado el 17 octubre, 2014 · en Sin categoría

Durante la mañana de hoy, El Hospital Universitario de Torrevieja ha conmemorado el Día Internacional para la lucha contra el Cáncer de Mama en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Asociación de Mujeres Afectadas por Cáncer de Mama de Elche y Comarca (AMACMEC).

Los profesionales se han sumado a esta iniciativa adquiriendo gafas rosas solidarias como símbolo del apoyo y respaldo hacia las personas que día a día luchan por vencer esta enfermedad. En cuanto a los centros de salud, muchos de ellos han participado en esta jornada con la instalación de mesas informativas destinadas a sensibilizar a la población sobre esta patología.

Esta fecha brinda una oportunidad de ámbito internacional para centrar la atención en importantes cuestiones sobre la detección precoz del cáncer de mama. En este sentido, la celebración de este día, en el que han participado multitud de pacientes, profesionales y voluntarios que integran ambas asociaciones, es una oportunidad única para destacar mensajes concretos relacionados con la prevención de la enfermedad.

Esta iniciativa ha permitido profundizar en el conocimiento de la enfermedad e informar sobre las acciones de prevención temprana que los pacientes pueden llevar a cabo.

 Superar el Cáncer de Mama

Con una incidencia de una de cada diez mujeres, la supervivencia de este cáncer es muy alta, más de un 90% de las mujeres lo superan al año y el 85% a los cinco años, gracias a los programas de detección precoz y a la implantación progresiva de nuevas terapias y técnica de diagnóstico. Además, un amplio porcentaje de las lesiones son de carácter benigno.

Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial (in situ) son prácticamente del 100%. Se ha podido demostrar que, gracias a la realización de campañas de diagnóstico precoz de cáncer de mama, la mortalidad por esta enfermedad ha disminuido de una forma significativa, al menos cuando se realiza en la edad de mayor incidencia (por encima de los 50 años).

Un riesgo medio de padecer cáncer de mama puede reducirse cambiando los factores de riesgo modificables: llevar una vida saludable, con ejercicio físico regular, dieta equilibrada, evitando el alcohol y no fumando. Por tanto, cada mujer puede reducir el riesgo de tener cáncer de mama realizando pequeños cambios en su estilo de vida. Así, se ha demostrado que tras la menopausia, la prevención de la obesidad con una dieta adecuada y con ejercicio diario disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama.