Corsé para corregir malformaciones torácicas
Publicado el 27 octubre, 2017 · en Cirugía, Cirugía Torácica, Investigación, Promoción de la salud
  • Cirugía Torácica utiliza un corsé dinámico para corregir el pectus carinatum, deformidad en la que el pecho se desplaza hacia delante en forma de quilla de barco.
  • Gracias a esta técnica, el defecto se corrige sin necesidad de intervención quirúrgica y sin dolor para el paciente.

El Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Torrevieja ha corregido por primera vez sin cirugía un pectus carinatum es decir, una deformidad del tórax en la que el pecho se desplaza hacia delante en forma de quilla de barco.

El pectus carinatum es una malformación que no tiene repercusiones funcionales en el paciente aunque socialmente puede conllevar una pérdida de calidad de vida puesto que el paciente puede sentirse acomplejado por esta característica. Vulgarmente conocido como “pecho palomo” los pacientes con esta deformidad han estado estigmatizados por su físico.

Este tratamiento no quirúrgico consiste en diseñar un corsé expandible, totalmente adaptado a las características del paciente, que corrige la deformidad torácica paulatinamente. El paciente debe de llevar el corsé en todo momento acudiendo puntualmente a las revisiones médicas en consulta donde se le realizarán los oportunos ajustes según vaya modificando la postura. Se trata de un tratamiento alternativo a la cirugía que corrige la deformidad de manera rápida, progresiva e indolora, que en unos tres meses suele estar resuelto.

Aunque es un tratamiento indicado para los pacientes de cualquier edad, está especialmente recomendado para pacientes en la fase final de la adolescencia. “A edades más tempranas el hueso es más fácil de poner en su sitio aunque a cualquier edad se puede utilizar como alternativa a la cirugía y obteniendo grandes resultados”, explica el Dr. Córcoles, jefe de Cirugía Torácica.

Este sistema tiene numerosos beneficios para el paciente puesto que evita el paso por el quirófano, por lo que se eliminan las cicatrices, así como se elimina el riesgo de contraer posibles infecciones. Además resulta un tratamiento completamente indoloro puesto que la corrección se realiza de forma muy progresiva.